La Persistencia de la Memoria, 1931

La Persistencia de la Memoria, 1931

El tiempo es el tema principal de esta obra, ya que los relojes marcan el paso del tiempo contra la inmortalidad. El artista lo representa a partir de la fusión de relojes suaves que recuerdan el queso camembert, las hormigas representan la decadencia, sobre todo cuando atacan a un reloj de oro y se convierten en materia orgánica. La criatura monstruosa representa la propia cara de Dalí, con unas largas pestañas que quieren simular un insecto preocupante, e incluso sexual. Los distantes acantilados de oro son los de la costa del Cap de Creus. Un año antes de la creación de esta obra Salvador Dalí formuló su método paranoico-crítico, cultivo de alucinaciones psicóticas con el fin de crear arte. Esta obra de arte se puede relacionar con las memorias intrauterinas del artista.


Óleo sobre lienzo 24,1x 33 cm
Museo de Arte Moderno, MOMA, Nueva York
© Salvador Dalí, Fundació Gala-Salvador Dalí, Figueres, 2016

La Persistencia de la Memoria, 1931

14 artículo(s)

por página