Elefante

Elefante

A partir de los años cuarenta, Salvador Dalí incorpora a su iconografía unos elefantes con patas de insecto. El elefante simbolizaba la pureza, la fuerza y la sabiduría, y su longevidad era emblema de la inmortalidad. Al pintarlo con unas patas y una trompa tan largas, Dalí lo asocia con la levitación y juega con la paradoja de la firmeza. En la obra La tentación de San Antonio (1946), estos animales están dispuestos en fila, como en una procesión, y cargan con diferentes elementos, como una mujer desnuda o un obelisco inspirado en el motivo del sueño de la novela El sueño de Polífilo (1499), que utiliza Bernini en su escultura El elefante de Minerva (1667). También encontramos estos animales en el jardín del Castillo Gala Dalí de Púbol.

11 artículo(s)

por página